25 octubre 2011

Objetivos y recompensa: Recordando a Aristóteles

¿Alguna vez nos hemos puesto a pensar porque luchamos tanto y no conseguimos lo que queremos en nuestra empresa?

Y es que si nuestras metas y objetivos fueran lo suficientemente claros y precisos, es muy seguro que con persistencia y lucha lo podríamos alcanzar.

Pero...¿Son nuestros Objetivos claros? ¿Sabemos definirlos? por último ¿Los tenemos?

Es muy probable que muchos (me incluyo yo en mis inicios) hayamos empezado en algún momento de nuestras vidas algún tipo de emprendimiento -persiguiendo nuestro sueño ideal- con la idea de que se convierta en nuestro sustento diario. Pero lo hicimos de manera tan desordenada y sin saber que deseabamos exactamente alcanzar, que nuestros esfuerzos no tuvieron resultado y lo que es peor la frustración y fastidio vino a ocupar su lugar.

A lo largo de tantos años y tantas empresas y emprendedores visitados el común denominador, siempre ha sido el desorden y la falta de objetivos (principalmente).
 
La mayoría de emprendedores pyme fallan por eso.

Tienen un sueño, luchan por alcanzarlo...pero trabajan de manera muy desordenada. Hay que entender que, por más que se tengan el conocimiento organizacional y administrativo, llega un momento que es imposible hacerlo todo y siempre se va a requerir de la ayuda profesional para completarlo.

Los sacrificados: Nuestra familia, nuestra propia vida. Sea porque nuestras horas estan enfocadas sólo en nuestro negocio ó porque el fastidio y frustración lleva a generar conflictos (peor aún cuando el negocio es familiar).

Ayer por ejemplo, estuve con un nuevo cliente, quien ha estado trabajando fuertemente por hacer crecer su negocio, sin embargo el desorden y la ausencia de guía no lo ha dejado despegar. El punto es que ha estado sacrificando a su propia familia (tiempo con ellos) en pos de su crecimiento, aquí me acorde de la siguiente cita y creo que es el mejor tip para todos nosotros:
«La felicidad es el sentido y el propósito de la vida, el objetivo y el fin de la existencia humana. ..». Aristóteles
¿Sabe cuál es mi objetivo principal?

Tener tiempo de calidad con los mios. Ese es mi meta final, por eso es que trabajo tanto; para disfrutar lo poco o lo mucho que obtenga con mi familia.

Entonces pues, tenemos que esforzarnos por tener:

1. Nuestros objetivos bien en claro.
Ya hemos hablado un poco al respecto en varios artículos anteriores. Apunta siempre a cosas claras y que esto incluya tus aspectos personales.

2. Ayuda profesional y de la buena.
Alguién que le ayude a conseguir sus metas, que comparta sus aspiraciones y esperanzas. Y que tenga la experiencia y capacidad para ello.

3. Mirada de largo plazo
Es algo que aprendi de los "gringos" (en mis años mozos): "...hay que tener siempre una mirada estratégica.." piensa en hacer cosas que te ayuden para hoy, pero que ponga los cimientos para mañana (y pasado y la siguiente semana, mes y añossss) (así con varias "sssss")

4. Mucha paciencia y persistencia.
Inmensas dosis de esto, para tolerar los obstáculos. Te ayudará a permanecer lleno de determinación y pasión por lo que haces.

5. Capacidad de seguir aprendiendo siempre.
Nunca hay que cansarse de esto. Pero hay que saber organizarse para hacer de nuestra contrucción de capacidades un proceso bueno, que sirva a nuestos fines.

6. Motivación (Motiva, genera convicción, inspira)
A ti mismo, a tu equipo de trabajo, a los que te rodean. Pero hazlo sinceramente, no hay nada peor que hacer algo sin sentirlo.

7. Goza con tu trabajo
Y con esto me refiero no solamente a que hagas lo que te gusta, sino que (a medida que se vayan dando) disfruta de los resultados de tu empresa, muchas veces me he topado con empresarios que sólo piensan en acumular y acumular; no nos olvidemos para que estamos trabajando: "...para pasar tiempo de calidad con los nuestros...recuerda?"

¿Se anima a hacerlo?

Quiero terminar con un pensamiento que publique ayer en el Facebook de Secretos Pyme (www.facebook.com/secretospyme):

Insiste en actuar como si fuera imposible fracasar. Me gusta esta cita de Louis Pasteur: «Déjame contarte el secreto que me ha llevado a mi objetivo. Mi fuerza reside únicamente en mi tenacidad». Sugiero que te vuelvas un perro furioso defendiendo un hueso llamado esperanza. Aférrate a ese hueso llamado esperanza pase lo que pase y cualesquiera que sean los obstáculos y fracasos que antes te causaban desesperación. Cuando sientas que vuelven a ti los pensamientos de desesperación, desvíalos hacia la intención de hacer que las cosas salgan bien. Wayne Dyer

Listo. Por favor da clic en Me Gusta si te gusto y Comparte este artículo con tus amigos.
Si tienes alguna duda: Pregúntale a Luisy si deseas saber como un Entrenador de Negocios te puede ayudar: clic aquí
Si todavía no esta ordenado en su empresa. Esto le puede interesar. Clic aquí
Sabes que puedes encontrar más tips, ideas e incluso un poco de distracción en nuestra cuenta en Facebook : http://www.facebook.com/secretospyme

Y también material adicional y noticias de última hora en Twitter: http://twitter.com/vallejos777


Espero verlos por ahi. Estamos para apoyarte.