07 enero 2016

Guía rápida para el importador primerizo – evítese una experiencia sangrienta

Cuando uno importa cualquier tipo de mercancía, tiene que saber que su principal escollo no va a ser si el proveedor me va a estafar o no, su principal obstáculo va a ser nacionalizar el producto, es decir, lograr que los supervisores de aduanas le den el visto bueno y pueda ingresar al país.

Tan sencillo como eso....bueno, al menos parece así.

Recuerdo el caso de Pepe Lucho, dedicado al mercado mayorista de flores, en provincia. Excelente emprendedor, había crecido a puro "punche" y esfuerzo, y como buen emprendedor quería innovar trayendo rosas del Ecuador.

Quería nuestra asesoría en importación, pero tan solo para la comunicación y proceso de negociación con el proveedor y proyectar lo que tenía que gastar, así como proyectar sus costos. El personalmente iba a realizar la nacionalización de su mercancía.

Se le aconsejo que por ser su 1° importación comprará por no más de US$ 500 eso le permitiría:

a) Que el impuesto de percepción sea menor
b) Disminuir riesgos en caso algo salga mal.
c) Conocer la calidad de atención y respuesta del proveedor.
d) Iba a ahorrar en agente de aduana

Para hacer la historia corta:

Se entusiasmó de tal manera que compró más del doble de lo que se le aconsejó, no tomo en cuenta que la mercancía considerada como rápidamente perecible, requiere almacén refrigerado, pero además que la Partida Arancelaria de su producto, requería de que un supervisor de SENASA (Ministerio de Agricultura) del visto bueno, esto con la finalidad de evitar las plagas y pestes.

¿El resultado final?

Perdió toda su inversión, el proveedor sí le cumplió, pero al llegar aquí, no tomo en cuenta el almacenaje refrigerado (más de US$ 400 por día); no tomo en cuenta la supervisión de SENASA (un aproximado de US$ 250); no tomo en cuenta los días adicionales que el desaduanar iba a durar, en resumen prefirió dejar en abandono la mercadería, porque todo le iba a salir tremendamente oneroso (muy caro).

Las lecciones (duras para él) en todo esto:

1. Siga siempre las recomendaciones de los expertos.
Está bien ser audaz, pero uno tiene que saber moverse bajo el enfoque de riesgos medidos. Y eso significa, que si hay alguien que lo está asesorando, pues...UTILICELO..!!

Tómelo en cuenta, pregúntele de cada paso y COMUNÍQUESE muy bien.

De esa manera sabrá si lo que se le acaba de ocurrir, puede resultar beneficioso...a pesar de haber recibido recomendación distinta.

2. Los propios asesores de aduanas no proporcionan información correcta
Eso pasa mucho, o sencillamente no les da la gana de atender como debe de ser. Unos dicen “A”, otros “B” y si va a un tercero, le dicen “C”. Al final, quién determina es el supervisor de turno, el cual también ocasionalmente puede equivocarse, sobre todo con los primerizos, es por ello que alguien le tiene que hablar en su propio idioma (es decir, con conocimiento de causa).

3. Aprenda a Planificar su Importación.
Importar no solo es comprar la mercadería y traerla al país, es un proceso que involucra muchos otros pasos; que van desde saber negociar con mi futuro proveedor hasta proyectar mis costos y precios futuros; pasando por muchos otros puntos.

Dele una muy rápida mirada a tres puntos básicos en este corto video:



4. Lo barato siempre sale (al final) caro.
Si va a hacer algo, sobre todo por primera vez, tome las precauciones del caso y si hay alguien experto, que lo pueda guiar en el proceso, no desperdicie esa oportunidad; y esto es algo que muchos empresarios o emprendedores pyme hace...no sabe valorar el trabajo del especialista y/o quiere ahorrar en este paso (haciéndolo él por ejemplo).

Aprenda, tanto del proceso en sí, como aprenda a conocer a su asesor, de tal manera que pueda sentir que él o ella está ahí para ayudarlo.

Ahora claro, hay asesores y asesores, aprenda a conocer los buenos.

El proceso de importación de mercadería, no es tan fiero como parece, es laborioso y existen muchos otros puntos que merecen su atención, no solo busque el no ser estafado por el proveedor extranjero; concentre también su atención en los otros aspectos que van a determinar su éxito o fracaso en su compra.

¿Tiene alguna idea o historia que compartir? Déjenos un comentario.

Si le gusto el artículo, compártalo...tal vez le pueda ser de utilidad a algún amigo.

Nos vemos en facebook: 

Nos vemos en Google Plus:

Saludos,