¿Tiene el valor para hacer empresa y seguir con su visión...a pesar de todo?

Digamos que usted se está preparando diligentemente para ser un exitoso hombre de empresa, como buen emprendedor sabe que mejorar su conocimiento de cómo gestionar una pyme es clave y por lo tanto, se prepara, aprende, da sus primeros pasos.

Siempre ha escuchado que perseverar en los negocios es vital, para poder seguir.

Lo ha escuchado...hasta que lo tiene que vivir por primera vez. Puede ser un pequeño revés. ¿Cómo reaccionaría ante esa situación?

Se lo voy a decir de una vez: La mayoría "tiraría la toalla", abandonaría, renunciaría a su visión, a su sueño de querer ser empresario.

Ahora, qué pasaría si la adversidad fuese algo grave, algo que incluso pondría en duda su futuro como empresario. Para que lo pueda visualizar mejor: Imagínese a un estudiante de medicina que sufre un serio accidente y tiene que perder una mano.

¿Se sentiría truncado, cierto? Muy frustrado ¿Verdad?

Es decir, un cirujano necesita sus manos para operar, no tenerlas manos completas, significaría: "Dedícate a otra cosa, no ha doctor".

¿Si?

NO...!! Es la repuesta. Y el mejor ejemplo, nos lo dio Francisco Bucio.

Él era un estudiante graduado de medicina en la Universidad Autónoma de México, desde 1982 y realizaba su práctica profesional en 1985 en el Hospital General de México en el D.F, cuando ocurrió uno de los más desastrosos terremotos en México.

Estuvo cuatro días sin poder ser rescatado, atrapado en medio de las ruinas. 

Finalmente cuando lo hallaron, su mano derecha estaba gangrenada, lo único que le sugirieron a sus padres fue amputar la mano para evitar males mayores.

El padre de Francisco, suplicó que no cortaran el sueño de su hijo, de ser cirujano. Finalmente tuvieron que cercenarla quedándose solo con su dedo pulgar.

Francisco quedó destrozado, pero al poco tiempo empezó a buscar soluciones para alcanzar su sueño. Encontró una operación donde le podían quitar dos dedos de sus pies y colocarlos en la mano. Se hizo la operación, pero aprender a mover la mano le fue extremadamente difícil, ni siquiera podía agarrar una pelota.

Fue muy perseverante y siguió practicando. Un día que estaba de asistente en una operación, el médico le pidió que termine de suturar. Desde ese momento, Francisco se reencontró con su sueño.

Hoy es un reconocido doctor especializado en Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva en la ciudad de Tijuana, México.

Su gran tenacidad y su fuerza de voluntad para perseguir su visión, le permitieron ser dueño de su Clínica de Cirugía Plástica & Láser Center, "Bucio Surgicenter".

Francisco está dedicado en cuerpo y alma a cumplir su propósito: "Ser el mejor cirujano plástico del mundo".

Leí una parte de esta linda historia de la vida real, en un artículo escrito por David Fishman y quise produndizar en él, para compartirlos con todos ustedes.

Todo un ejemplo para perseguir nuestros sueños, nuestra visión.

¿No le parece?

Si le gusto el artículo, haga dos cosas: De clic en me gusta (líneas abajo) y luego compártelo, estoy seguro que a muchos de sus amigos o colegas les va a ser de utilidad.

Si quiere conocer más cómo manejar de manera profesional tu empresa…tan solo contácteme: http://bit.ly/contáctame 

Nos vemos en facebook: 

Nos vemos en Google Plus:

0